Genética del tipo 1a

Familia asiática

La diabetes tipo 1 es un trastorno genético complejo.

Ahora existen por lo menos 20 genes asociados con el desarrollo de la diabetes insulinodependiente.

La diabetes tipo 1 es un trastorno genético complejo. Ocurre más frecuentemente en familias en las que hay otros parientes con diabetes tipo y 1 y otras condiciones autoinmunes.

Los hijos tienen una posibilidad del 5% al 6% de desarrollar diabetes si el padre tiene diabetes tipo 1, y un 3% al 4% de posibilidad si la madre tiene diabetes tipo 1. Se cree que parte del material cromosómico de la madre, o ADN, se desactiva cuando pasa al niño, lo que justificaría entonces la diferencia en el riesgo de que el niño tenga diabetes.

Si un hermano tiene diabetes tipo 1, el riesgo es 5-6%; sin embargo, si el hermano tiene haplotipos del MHC (Complejo principal de histocompatibilidad) idénticos, el riesgo se incrementa. Cuando un gemelo idéntico tiene diabetes, se pensaba tradicionalmente que el riesgo de que el otro gemelo desarrolle diabetes era de cerca del 40%. La investigación reciente sugiere que el número puede ser mucho más alto.

Se identificaron una cantidad de genes que se asocian al desarrollo de la diabetes. Las ubicaciones cromosómicas de estos “genes de la diabetes” se denominan localizaciones de susceptibilidad heredadas.

En la actualidad existen por lo menos 20 localizaciones de susceptibilidad de la diabetes mellitus insulinodependiente (IDDM).

Las más importantes son:

  • IDDM 1 (el complejo de histocompatibilidad principal en el cromosoma 6)
  • IDDM 2 (La ubicación del gen de la insulina en el cromosoma 11)
  • PTPN 22 (el gen de la proteína tirosina fosfatasa) con una mutación en el LYP (gen de la fosfatasa específica de linfocitos) en el cromosoma 1 asociado con la susceptibilidad a múltiples trastornos autoinmunes

IDDM 1

Se estima que cerca del 40-50% del riesgo para la diabetes tipo 1 está asociado con el complejo del MHC o localización del IDDM 1. Los genes del MHC más asociados con la diabetes en la gente blanca se conocen como los antígenos de leucocito humano HLA DR3 y HLA DR4. Otros grupos raciales no están tan bien estudiados y pueden tener diferentes perfiles genéticos del MHC. Más del 90% de los individuos de ascendencia europea con diabetes tipo 1 tendrá uno u otro de estos haplotipos DR3 o DR4, pero cerca del 40% de la población general tiene también una de estas localizaciones de genes. La presencia de haplotipos de alto riesgo y evidencia de anticuerpos positivos, sin embargo, predice fuertemente el despliegue de la diabetes.

Los genotipos específicos de alto riesgo son:

  • DR4 DQB1*0302
  • DR4 DQA1*0301
  • DR3 DQA1*0501 y
  • DR3 DQB1*0201

Cabe destacar, algunos genes de la MHC, tales como el HLA-DR2 DQB1*0602 y DR4 DRB1*1401, parecen ser protectores, y menos del 1% de los individuos con diabetes tendrán este tipo de gen. La razón por el riesgo o protección incrementados se desconoce, pero se cree que está relacionada con qué antígenos o fragmentos de proteína puede unirse y presentarse más fácilmente la proteína de la MHC a las células inmunes. Hay que enfatizar que existen múltiples haplotipos de “en riesgo” así como protectores, y que es difícil calcular el riesgo de diabetes basado en los tipos de HLA.

IDDM 2

La localización de susceptibilidad del IDDM 2 confiere aproximadamente el 10% del riesgo familiar para la diabetes tipo 1. Este sitio se refiere a un área que linda con el gen de la insulina, que incluye una cantidad variable de secuencias de nucleótidos repetidos en tándem (VNTR). Un riesgo incrementado de diabetes tipo 1 se asocia con secuencias cortas. Parece que estas secuencias repetidas cortas hacen que el timo exprese menos el gen de la insulina y por lo tanto le permite sobrevivir a las células T con un receptor de células T que apunte a la insulina.

PTPN 22

Una variación de la localización del gen PTPN 22 podría justificar un poco menos del 10% de la posibilidad genética de desarrollar diabetes tipo 1. Esta variación, denominada polimorfismo funcional, también incrementa el riesgo de que alguien desarrolle artritis reumatoidea y lupus erimatoso sistémico.

La diabetes tipo 1 se asocia con una cantidad de otras condiciones autoinmunes. La asociación más fuerte es con:

  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad de Hashimoto, o hipotiroidismo
  • Enfermedad de Graves, o hipertiroidismo
  • Enfermedad de Addison, o insuficiencia adrenal, y
  • Anemia perniciosa

©2007-2017 Collective work Martha Nolte Kennedy,
The Regents of the University of California.
All rights reserved.